Matrimonio renovable bianual


Desde que se tiene memoria se buscan fórmulas para ayudar en la estabilidad matrimonial, institución cada vez más cuestionada y vilipendiada, especialmente en occidente.

La propuesta del matrimonio renovable

El concepto de matrimonio renovable conocido como el "Modelo Reiriz" se basa en una propuesta que incorpora conceptos bioquímicos y el derecho.
Jesús Reiriz, quien creó y patentó la idea, propone que un matrimonio haga un contrato privado, donde ambas partes fijen un acuerdo legal establecido ante notario. El mismo debería renovarse cada dos o tres años (según acuerden las partes), con el fin de anular el pacto o continuarlo por otro período semejante.
Según Reiriz: "El modelo de pareja que existe en la sociedad occidental se basa en la rigidez, influenciado por la cultura judeocristiana". De esa forma, el matrimonio renovable viene a convertirse en una alternativa no rígida que permitiría avanzar en la relación de acuerdo a la evolución de la misma.

La raíz bioquímica del matrimonio renovable

Según Reiriz una sustancia denominada feniletilamina de la familia de las anfetaminas, y que está de manera natural en el cuerpo humano, y que ha sido estudiada y vinculada al amor por los Drs. Donald F. Klein y Michael Lebowitz, del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York, es el que estimula la cercanía y la relación de pareja.
El efecto de este compuesto duraría entre dos y tres años por lo que pasado ese tiempo sería necesario replantear la relación y el proyecto de vida en común. Cierto o falso, la idea ha provocado un gran debate sobre las bases de la propuesta.

Los matrimonios renovables evitarían costos de divorcio

Una de las ideas que hay de fondo es que este tipo de contrato evitaría los engorrosos trámites de divorcio y los costes del mismo, puesto que al establecer las cláusulas los términos del acuerdo matrimonial ambas partes llegarían a término de relación en función de lo ya establecido en el contrato legal que han celebrado.

México y su propuesta de matrimonios renovables

La diputada maxicana Lizbeth Rosas planteó ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal de México la posibilidad de implementar un contrato matrimonial temporal y renovable cada dos años.
Tal como Reiriz, la propuesta pretende aliviar a los contrayentes de los engorrosos trámites de divorcio y de los costos altos que lleva este tipo de trámites.
El único escollo que existe en este momento es que el modelo está patentado en España y sus autores pretenden que se aplique de manera completa y no parcial, lo que evidentemente, ha provocado resistencia en México.

El matrimonio renovable y la patente de autoría

La propuesta del matrimonio renovable fue registrada en el año 1992 y perfeccionada en el año 1998 mediante un sustento legal por la abogada Mercedes de la Puente. De acuerdo a la legislación española dicho acuerdo legal se lo contempla como unión marital y tiene todas las características propias de un contrato civil.
Lo que se discute en este momento, especialmente en México, si es que este concepto puede entrar dentro de la categoría de ideas con derecho de autor, puesto que los autores limitan su uso a que se establezca el modelo de manera completa y no parcial, lo que de hecho, se convierte en un problema para países que no desearían todos los términos de la idea que se usa en España.

La experiencia del matrimonio renovable

23 parejas se han unido en el contexto de esta nueva propuesta. Marcos Nebreda logró entrevistar a tres de dichas parejas. La experiencia ha sido dispar, pero en general, hay más personas a favor que detractores.
Nebrada menciona a Juan José que había salido de un divorcio traumático y por lo mismo, vio en esta opción una alternativa menos complicada. Luego de 10 años de relación favorece dicha propuesta.
Silvia optó a los 23 años por el matrimonio bianual, en su caso, la relación se rompió a los dos años y no se renovó, sin embargo, sostiene que volvería a una experiencia similar antes que elegir un matrimonio civil o religioso.
Antonio también eligió el contrato renovable para su relación de pareja, y aunque quedó viudo, sostiene que volvería al mismo sistema porque entiende que el mismo le evita conflictos y hace que la relación sea más responsable.

Detractores

Evidentemente, un modelo con estas características no podría dejar indiferentes a quienes creen en un modelo rígido o más estereotipado, empezando por la Iglesia Católica que lo ha calificado de "irresponsable e inmoral".
Lo que verdaderamente pareciera estar en juego, más allá de la discusión, es la validez de los modelos que se han postulado durante tanto tiempo en un contexto donde existe cada vez más resistencia al matrimonio en los términos clásicos.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Se prohíbe la reproducción total o parcial del presente 
artículo sin la autorización expresa del autor.
Originalmente publicado en Suite 101

Comentarios

Entradas populares de este blog

El matrimonio es un pacto

¿Cómo enfrentar a una madre castradora?

El machismo, discriminación de género