Androcentrismo y medios de comunicación


Los medios de comunicación son formadores de opinión. De un modo directo van creando las condiciones para que se fomenten y desarrollen determinadas creencias y prácticas. Por eso que es pertinente analizar el asunto en el contexto del impacto que tiene sobre la población.

Androcentrismo e investigación

En una investigación dirigida por la Dra. Florencia Rovetto, de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario, en Argentina, se ha puesto de manifiesto el problema (publicada con el título “Androcentrismo y medios de comunicación: apuntes sobre la representación de las mujeres en la prensa de actualidad”, en Cuadernos de Información 27 (2010): 43-52).

La investigadora se planteó “¿Cómo comprender la relación entre lo que dicen los medios y lo que sucede en la realidad? ¿Qué y cómo explican los medios la realidad en la que vivimos? ¿Aciertan en el diagnóstico de los problemas que afectan diariamente a la ciudadanía? ¿Ofrecen posibilidades de solución?” Las preguntas operacionales de la autora fueron: “¿De quién hablan las noticias?, es decir, ¿a quién (o quiénes) se presenta como protagonista de las noticias? y ¿qué tratamiento reciben?”.

El trabajo consistió en evaluar qué tratamiento dan los medios de comunicación al trabajo de la mujer, como lo evalúan y lo presentan. Eso implicó además hacer un análisis del lenguaje utilizado en los medios para presentar a la mujer.


Los medios de comunicación como mapas de la realidad

Según la investigadora, los medios de comunicación se convierten en una especie de mapas cartográficos que van mostrando la realidad social.

Los medios no son los únicos articuladores de la realidad, sino también las personas que observan, que se hacen una idea de lo que ocurre e interpretan las noticias e informaciones de la prensa a partir de los conceptos que ya tienen acumulados. En dicho contexto, el androcentrismo funciona porque de alguna manera está legitimizado por las ideas que previamente tienen las personas que observan la información.

La importancia de los medios es que, tal como señala A. Moreno, el efecto cognitivo de “los medios no se limita a indicar sobre qué temas se debe pensar… o no pensar, sino también sobre qué personajes o colectivos sociales y cómo valorarlos” (A. Moreno Sardá, La mirada informativa, Barcelona: Bosch, 1998).


Conclusiones del estudio de androcentrismo y medios de comunicación

Una vez realizado el análisis las conclusiones a las que llegó la investigadora es que “la representación de las mujeres es desproporcionadamente inferior a su presencia en el mundo laboral y cultural”. En ese sentido, la mujer no aparece comúnmente mencionada en su función laboral o cultural, sino más bien en un rol subsidiario y dependiente. Según la autora, los medios aparecen como ciegos a los cambios que ha experimentado la mujer en las últimas centurias, respecto a su presencia en diversos estamentos, asociados comúnmente a varones.

Las conclusiones más relevantes fueron:

  • Los diarios tienden a mostrar una realidad que excluye a la mayoría de las mujeres, esto implica no dar cuenta de los cambios y transformaciones sociales que incluyen la incorporación de muchas mujeres al mercado laboral, y no necesariamente en puestos dependientes.
  • Mirados los diarios que se analizaron en conjunto, presentan muy pocas informaciones positivas que involucren a mujeres. La mayoría de las veces en que son destacadas mujeres es en papeles y situaciones negativas tales como violencia doméstica, por ejemplo, o situaciones delictuales. Sólo el diario El País fue señalado como un periódico que destaca a la mujer en términos positivos.
  • En forma especial, la investigadora destaca que "los diarios (incluyendo El País), cuando presentan a las mujeres inmigrantes, las dan a conocer en términos estereotipados, como sumisas y dependientes, aunando al androcentrismo una especie de discriminación racial".
  • En otro sentido, "cuando se analiza a las mujeres presentadas individualmente, se les da un tratamiento androcéntrico al privilegiar a mujeres asociadas a la clase dominante vinculadas al poder político, económico y social. Las mujeres que no están en dicho estatus son invisibilizadas por la información".
  • Cuando se enfoca a las mujeres individualmente "aparecen diluidas en algún concepto de familia: madre, hija, esposa, compañera, pareja, es decir, sin valor en sí misma, lo que refuerza la idea androcentrista que ella existe sólo para ocupar un rol y nada más, con esta situación “invisibiliza sus proyectos personales y refuerzan los estereotipos sociales vinculados a la tradicional división del trabajo que asigna a las mujeres roles relacionados con la familia, producidos en los escenarios domésticos”.
Todo esto señala la necesidad de hacer un cambio profundo para que en la prensa se muestre una realidad paritaria y más justa, donde varones y mujeres sean tratados de una forma ecuánime y equilibrada, y no con base en la ideología androcentrista.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Se prohíbe la reproducción total o parcial del presente 
artículo sin la autorización expresa del autor.
Originalmente publicado en Suite 101

Comentarios

Entradas populares de este blog

El matrimonio es un pacto

¿Cómo enfrentar a una madre castradora?

El machismo, discriminación de género